Células madre de pulpa dental
 


Las piezas dentales son una fuente asombrosa y sumamente accesible de células madre.
Las piezas temporarias se exfolian naturalmente a partir de los 6-8 años de edad. Hoy en día se presenta la oportunidad de guardar de estos dientes algo aún más importante, las células madre.
Estas células tienen un altísimo potencial de crecimiento y de diferenciación para lograr regenerar muchos tejidos, con el beneficio inconmensurable de ser las propias células del paciente evitando así la necesidad de transplantes.

Células Madre de Pulpa Dental
Las células madre o "stem cells" son células inmaduras o indiferenciadas con alta capacidad proliferativa y clonogénica que pueden diferenciarse en otros tipos de células ante el estímulo adecuado. Estas células se utilizan para el tratamiento de algunas enfermedades, ingeniería de tejidos y en medicina regenerativa.
Las fuentes de obtención de células madre utilizadas actualmente son el cordon umbilical como fuente neonatal y la médula ósea como fuente post natal o adulta entre otras. Para obtener estas últimas debe realizarse una punción de médula ósea, resultando ésta una técnica dolorosa e invasiva.

Aplicaciones
Estas células tienen el poder de diferenciarse en varios tipos celulares con un enorme potencial terapeutico para el tratamiento de desordenes neuronales degenerativos como Parkinson y Alzheimer, condiciones cardíacas crónicas como enfermedad cardíaca congestiva crónica, tratamiento de parálisis por daño espinal así como también en reemplazos óseos y dentarios.

Recolección
Tanto los dientes de leche como los permanentes contienen stem cells en su pulpa. Cuando los dientes de leche se caen naturalmente, mantienen en su interior una pequeña cantidad de pulpa de la cual, mediante un proceso de laboratorio, se extraen las células madre.

En las piezas permanentes también hay células madre que pueden almacenadas para una futura aplicación médica.

Los dientes de leche comienzan a formarse en la 6° semana de embarazo, por lo tanto las células que contienen en su pulpa son más indiferenciadas o inmaduras y con mayor habilidad para reproducirse. Pueden diferenciarse en varios tipos de células incluyendo células formadoras de hueso, de cartílago, células musculares, neuronales, de tendón y odontogénicas (de
tejidos dentales).

 


Las células madre de los dientes permanentes tienen menor tasa proliferativa y pueden diferenciarse en menor cantidad de tipos celulares, aún así sus utilizaciones en medicina son comparables con las células obtenidas de médula ósea. Sus aplicaciones en ingeniería de tejidos tanto para injertos óseos como para regeneración de tejidos dentales está siendo investigada con resultados sorprendentes.

Recolección
Piezas de leche o temporarias:
Cuando la pieza se cae naturalmente, se coloca en el kit de recolección provisto por el laboratorio y se envía dentro de las 40 horas para ser procesado.

Es importante que la pieza no permanezca demasiado móvil mucho tiempo ya que esto podría comprometer el suministro sanguíneo de la pulpa y que las células madre no estén viables.
Estos dientes pueden ser fácilmente extraídos por el odontólogo evitando que se pierda accidentalmente la pieza o que las células no estén vivas por estar el diente suelto varios días.

Piezas permanentes:
Las piezas permanentes vitales que deban ser extraídas son colocadas inmediatamente por el odontólogo en el kit de recolección y enviadas al laboraorio dentro de las 72 hs.

Las piezas de leche o temporarias que pueden utilizarse son los seis dientes de adelante superiores e inferiores. Estas deben estar vitales y libres de caries.

Con respecto a las piezas permanentes, todas son apropiadas mientras sean vitales y libres de infección. Cuanto más joven es el paciente mayor la cantidad de pulpa que puede obtenerse. Las piezas dentales en pacientes de edades avanzadas tienen cada vez menos pulpa y a su vez ésta se encuentra más envejecida. En estos casos no se recomienda almacenarla.
Las piezas ideales son terceros molares, también llamados "muelas del juicio" y premolares extraídos por razones ortodóncicas. Cuanto más joven es el paciente, mejor calidad y cantidad de células, y si la pieza no terminó de formarse aún su cámara pulpar será mayor y así el número de células.